Insights

Simplicidad: el secreto de las grandes marcas

El Branding es una herramienta infalible para llegar al corazón de las personas y conseguir su preferencia. De una buena estrategia dependerá la percepción de las audiencias sobre las marcas y su disposición a quedarse con ellas a través del tiempo.

Las marcas que durante años han dominado los ranking de ventas, se caracterizan por tener seguidores siempre dispuestos a comprar sus productos. Esto no es casualidad, sino más bien es el resultado de varias estrategias muy bien planificadas que las mantienen presentes de forma positiva en la mente de sus audiencias. Sin embargo ¿has pensado alguna vez cuál es el secreto de las marcas más poderosas del planeta?

Compañías como Google, Amazon o Apple, son reconocidas por haberse convertido en las marcas más valiosas del mundo. Durante los últimos diez años han liderado todos los puestos en ganancias, innovación y preferencia del consumidor. La realidad, es que gran parte su éxito se debe a una estrategia que apunta directamente a la simplicidad.

La simplicidad funciona

Hacer la vida de sus seguidores más simple se ha convertido en una regla inquebrantable que les ha llevado a crear experiencias donde la simplificación es premisa.

Según Russ Meyer, Director global de Estrategia & Insights para Siegel + Gale “Esta regla debe ser considerada por cualquier marca que trate de simplificar la experiencia de usuario y así lograr más satisfacción, compromiso y conexión”.

Russ estima que muchas marcas cometen el error de “creer que son lo más importante en la vida de sus clientes”, cuando lo cierto es que la experiencia de usuario con una marca es solo un evento más en su vida. De ahí que las buenas marcas se vean en la necesidad de hacer que su contacto con las personas sea toda una experiencia cargada de elementos positivos, orientados a simplificar y facilitar todo ese cúmulo de acciones que llamamos vida.

¿Cómo se logra esto en la práctica? En primera instancia a través de la eliminación de pasos innecesarios, engorrosos, confusos o complicados que terminan restando valor. Luego es necesario usar un lenguaje verbal y gráfico simple, preciso y que el usuario perciba como cercano e intuitivo. Esto es un proceso que comienza a lo interno de la marca; justo en su corazón.

Menos es más

Apple por ejemplo, es una marca que vive la simplicidad al máximo. Ellos no solo han logrado crear productos hermosos que ostentan una estética apartada del ruido y la extravagancia sin sentido, sino que ha logrado llevar su concepto de simplicidad a toda interacción con su audiencia. Los de Cupertino descubrieron que todo es importante cuando se trata de simplicidad y que no hay nada que no se pueda mejorar través de la simplificación.

En lugar de seguir aquella filosofía del “más por menos” añadiendo experiencias que no aportan valor a las personas, es necesario asumir una posición firme que otorgue más con menos sin caer en la tentación de hacer que nuestra marca grite para hacerse escuchar.

Google, por otro lado, es otra compañía que no cede ante la presión de utilizar la pantalla de inicio de su motor de búsqueda como valla publicitaria para otras marcas. Al contrario, ha decidido mantenerla simple porque entiende que la simplicidad es una poderosa herramienta que se vuelve un aliado si se administra en función de los verdaderos intereses del usuario.

No importa en qué sector esté tu marca, lo importante es cómo puedes simplificar tus puntos de contacto para mejorar la vida de tus clientes.

Recuerda: menos es más.

JJ Portillo
Director de comunicación & Estrategia

Sígueme en Twitter o Instagram


Artículos relacionados