Insights

Vikingos, Liderazgo y Marcas Útiles

businessman

Muchos piensan que Cristóbal Colón fue el primer europeo en poner un pie en las Américas, pero los Vikingos lo hicieron 500 años antes.

Fueron capaces de llegar hasta Groenlandia y Terranova, un viaje titánico si consideramos el tipo de embarcaciones que manejaban, la inexistente tecnología de navegación y lo lejos que partían.

De hecho la historia está escrita hoy de esta forma por una clara diferencia entre los Vikingos y Colón. La organización.

Mientras Colón contaba con un imperio que había bendecido su viaje, dotándole de recursos, planificación, hombres, víveres y hombres, los Vikingos competían entre sí para llegar antes que el resto de clanes, de forma improvisada, precipitada y sin un liderazgo común.

La lucha de clanes y la falta de integración del poder fue un factor determinante para sumir sus intrépidas gestas en poco más que una anécdota histórica.

Pero, ¿y si los Vikingos, 500 años antes, hubieran contado con una organización integrada, con liderazgo claro y un plan mayor? ¿Serían los Canadienses más Nórdicos? ¿Serían los Mexicanos rubios con ojos azules?… 

Es la diferencia entre contar con el apoyo de una organización completa, o sumirse en una lucha interna que divide los recursos. Y sí, hablamos de branding.

En los procesos de creación de marca, el 80% del éxito del proyecto, no radica en la capacidad de conceptualizar la nueva marca y su propuesta de valor, sino en la capacidad de la organización de implementarla, activarla y gestionarla adecuadamente.

Y eso sólo se consigue de una forma: con liderazgo.

Los que trabajamos en esto, y los propios clientes, sabrán que no son pocas las veces que nos encontramos proyectos que acaban llamándose ‘Mi marca en un cajón’. Proyectos de marca que por falta de empuje interno y capacidad de gestión, se queda en un cajón archivada en los montones ‘cosas que pudieron ser y no fueron’.

Es importante, tanto para planificar una viaje épico para cruzar el atlántico en una barquita, como para embarcarse en un proyecto de marca, contar con los recursos y el apoyo necesario de la organización para emprenderlo.

Es decir, es vital que podamos contar con la involucración de la alta dirección de la compañía para que nos ayude a empujar el proyecto desde el minuto cero.

Como los Vikingos, en las compañías sufren pequeñas luchas de poder, y normalmente el departamento de marca, no es quien mejor posicionado está para imponer el criterio que la compañía necesita. Así que encontrar el elemento conciliador, integrador y catalizador del proceso es más que importante. Y ese elemento se llama Apoyo.

Si no, lo que nos encontraremos será un proyecto de marca iniciado con problemas para su implementación y activación, que acabará en un cajón, o en el logotipo más caro de la historia.

Por eso, al margen de constituir los Gobiernos de Marca, es fundamental contar con el apoyo de alta dirección antes de iniciar estos grupos de trabajo y que desde dirección se envíe el mensaje acerca de la importancia del proyecto, la necesidad de construir en una dirección y la implicación a más alto nivel a la que se compromete la compañía.

Así que entender el proceso como un viaje en el que debemos convivir todos en el mismo barco durante meses y no como una carrera de remeras, es entender que la marca necesita la ayuda de todos y el liderazgo de uno.

Fuente: Branzai

Eduardo Parra

CEO & Creative Director at Minima Studio

Sígueme en Twitter o Instagram


Artículos relacionados