Insights

Dos nuevas tendencias que cambiarán la forma de producir empaques

Photo courtesy of Jonna Breitenhuber

Hemos entrado de lleno en la era de la sustentabilidad y de los empaques amigables con el medio ambiente. Hoy es imposible concebir una marca que no tenga incorporado en su ADN el desarrollo sostenible como pilar de su gestión. El planeta así lo necesita y los consumidores así lo exigen.

Por eso cada vez son más las marcas que se esfuerzan por cumplir con los nuevos estándares de una industria, que si bien hoy es incipiente, crece a pasos agigantados.

Es una realidad que el consumidor de hoy está  mucho más preocupado por los temas ambientales que hace cinco años. También es cierto que su compromiso con la reducción de emisiones le ha llevado a cambiar sus hábitos de consumo, eligiendo marcas que ostentan la sustentabilidad como un atributo más del producto y que le permiten consumir de forma más responsable.

Un dato: cada año son vertidos 8 millones de toneladas de plástico a los océanos, según la ONG Ocean Conservancy.

De ahí que Mintel, una compañía experta en comportamiento del consumidor, haya puesto sobre el tapete dos nuevas tendencias que marcarán la agenda de la industria del empaque en los próximos años.

Tendencia 1: Por delante de la curva de reciclaje

El estudio de Mintel, deja que ver tanto fabricantes de envases como las marcas que los utilizan deben seguir innovando para producir empaques reciclables, incluso, “si las capacidades para reciclarlos aún no existen”.

No hay que engañarse, el plástico de un solo uso estará presente durante las próximas décadas, aunque la mayoría no esté de acuerdo. Sin embargo, esta realidad está llevando a experimentar con materiales que se conviertan en una alternativa viable al plástico, y así cumplir con las expectativas del nuevo consumidor.

Lo anterior, ha traído consigo la aparición de nuevos actores en el escenario de la producción de empaques, obligando a las grandes marcas a invertir más recursos en investigación y desarrollo para no quedarse atrás.

Por ejemplo, en Chile, una compañía creó un material patentado como Solubag, que permite construir empaques que se disuelven en el agua.

“Esta tecnología permite fabricar no sólo bolsas, también envases o cubiertos desechables. Hay muchos productos que podrían ser amigables con el medio ambiente, como las cañitas o los cepillos de dientes”.  Roberto Astete, creador de Solubag.

Photo by duna.cl

Otro gran ejemplo de innovación en empaques sustentables lo representa SOAPBOTTLE. Una botella 100% biodegradable hecha a base de jabón que ha sido diseñada por la diseñadora alemana Jonna Breitenhuber, como parte de su tesis de maestría en la University of Arts de Berlin.

“SOAPBOTTLE es un empaque hecho de jabón. A medida que se utiliza el contenido, el empaque se va disolviendo gradualmente. Cuando haya terminado, los restos pueden usarse nuevamente, como jabón de manos o procesarse en detergentes. El jabón está hecho de ingredientes naturales y es biodegradable: los residuos se pueden evitar por completo.” Jonna Breitenhuber.

Una tarea de todos

Pero estas tecnologías son solo una pequeña pieza en una máquina muy compleja. Por eso, el Director Global de Empaque de Mintel, David Luttenberger, asegura que estas tecnologías deben desarrollarse hoy.

“Pese a la gran voluntad que hay en el mundo, el “reducir, reutilizar, reciclar” todavía no es universal; es difícil reciclar si a los consumidores no se les recuerda primero “devolver” el embalaje al contenedor de reciclaje adecuado o al sistema de devolución de la tienda.” David Luttenberger.

Para Luttenberger, la solución definitiva está en manos de las marcas, los fabricantes, los organismos de la industria del empaque, los gobiernos y las ONG ambientalistas. Solo el trabajo mancomunado de estos actores, permitirá informar mejor a los consumidores, desarrollar empaques que puedan reciclarse con más facilidad y establecer mejores sistemas de recolección y procesado de materiales a reciclar.

Es decir, es una tarea de todos.

Tendencia 2: Recarga en la tienda

Por otra parte, la segunda tendencia en el desarrollo de empaques vaticinada por Mintel tiene que ver con las opciones de “recarga de productos” en el punto de venta.

Sin importar los materiales utilizados, Mintel considera que “la próxima iteración de la economía circular se centrará en la reutilización, junto con la reciclabilidad”.

Lo anterior cobra más sentido que nunca en un momento en que el consumidor se siente cada vez menos cómodo comprando artículos de usar y tirar. Razón por la que los envases recargables vienen ganando popularidad.

No en vano, desde algunos años hemos venido observando el auge de las tiendas que ofrecen esta modalidad de compra.

Lo anterior supone un gran reto: crear mecanismos de reciclado y reutilización lo suficientemente simples y atractivos para el consumidor, y que no sacrifiquen el protagonismo de la marca.

Quizás las marcas de refrescos son quienes han dado un paso al frente promoviendo con vigor la reutilización de sus envases.

Por ejemplo Coca-Cola, ofrece botellas retornables en varios de sus mercados bajo el lema “cada uno pone lo suyo”.

Nuevas experiencia a partir de nuevos empaques

Desde Mintel aseguran que las marcas están obligadas a ofrecer experiencias memorables a través de la reutilización de envases para crear compromiso en la audiencia y hacer de la “recarga” un método de compra mucho más popular.

“Si la recarga se convierte en la corriente principal, los consumidores esperarán opciones recargables que sean fáciles de usar de principio a fin.” David Luttenberger.

Al satisfacer esta necesidad, las marcas tienen la oportunidad de garantizar que se mantenga su mensaje, ganando relevancia, diferenciación y sobretodo, cumpliendo con su compromiso social.

El escenario plantea retos, pero también grandes oportunidades para la creatividad y la innovación que terminarán por transformar la forma en que consumimos.

Productos más amigables con el medio ambiente, acompañado de un consumo más consciente, son las claves de una ecuación en la que todas las marcas que ponen un producto en las manos de las personas, deberán empezar a resolver.

Quienes se nieguen a estudiar las soluciones al problema, no les espera otro destino que ser reprobados.

 

JJ Portillo
Chief Business Officer

Sígueme en Twitter o Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter, una selección mensual de noticias, eventos y contenido sobre branding.

Suscríbete y recibe una selección mensual de contenido creado para ayudarte con tu marca.

X myStickymenu