Insights

Hábitos de consumo en cuarentena: cómo los aprovechan las marcas

Cuando china estornuda, el mundo se resfría. Esta es una frase muy popular entre economistas, pero que podemos usar para definir con un toque de ironía lo que le está pasando en el mundo con el avance del COVID-19, y cómo a partir de esta realidad están cambiando los hábitos de consumo de las personas.

El comportamiento de los consumidores chinos viene cambiando tras las medidas de aislamiento, y hay indicios de que los cambios en sus rutinas serán replicados en buena medida por consumidores de todo el mundo.

Después de todo, la expansión de la pandemia no solo traerá cambios en los sistemas sanitarios, sino también en múltiples aspectos de la vida diaria.

Un cambio de hábitos

Desde Mintel, afirman que los principales cambios en los hábitos de consumo tienen que ver directamente con la adopción de nuevas tecnologías en sectores donde habitualmente lo físico mantenía su hegemonía. Además, estiman que estos cambios han llegado para quedarse.

“La necesidad de que millones se retiren a la cuarentena, causada por el brote, ha forzado cambios en la forma en que muchas personas se han comportado durante más de un mes. Estar encerrado en casa durante un período tan prolongado dejará un cambio indeleble (aunque sutil) en la forma en que los consumidores en China, y a través de su influencia, Asia-Pacífico, se comportarán en el futuro.” Matthew Crabbe, Mintel Trends Regional Director, Asia-Pacific.

Es de esperarse que los hábitos cambien si millones de personas viven en cuarentena obligatoria. Con un ritmo de vida ralentizado se adoptan nuevas rutinas para continuar con la vida, ahora sin salir de casa.

Además, la nueva realidad obliga a adoptar nuevas formas de abastecimiento, trabajo, higiene y educación. También implica pasar más tiempo a solas, en pareja, o la familia. Asumir parte en la educación de los hijos, buscar formas de entretenimiento dentro y fuera de los canales digitales, y muchas otras actividades cotidianas dentro de los límites que el confinamiento permita.

Ciertamente, la vida en cuarentena obliga a replantear rutinas. Con más tiempo en el mismo lugar, nacen nuevos hábitos que podrían quedarse con las personas tras superar el aislamiento.

Y aquí surge una pregunta clave: ¿Qué hacen las personas con tanto tiempo en casa y qué oportunidades representa esto para las marcas?

Si bien buena parte de la población activa sigue trabajando desde casa, muchas personas disponen de más tiempo libre en el hogar, lo que abre todo un abanico de posibilidades para realizar múltiples actividades.

Como la higiene

En Mintel creen que esta es una de las actividades que más se destaca en tiempos de cuarentena, y que constituye una oportunidad para marcas de limpieza que quieran brindar nuevos productos y formas de limpiar a través de contenido en línea que capte el interés de las personas.

La Decoración

Por otro lado, la mayoría de las personas se aburren al estar en los mismos lugares todo el tiempo. En una situación normal, bastaría con salir a dar un paseo, pero en cuarentena esto no es una opción. Así que muchos consumidores están mostrando interés por hacer cambios en la decoración de sus hogares y algunas marcas, ya los están acompañando en el proceso a través de video tutoriales, transmisiones en vivo y reserva de productos en línea para que puedan ser aprovechadas cuando termine la coyuntura.

Más tiempo en la cocina

Con las restricciones a los despachos en algunos países, las personas se ven en la necesidad de ponerse creativos en la cocina, por lo que nacen nuevas oportunidades de mantener el contacto directo con las personas en tiempos de pandemia. Por ejemplo, en Chile Líder lanzó “Cocina con Polin” a través de su Instagram Live, para brindar a ideas a los entusiastas -y no tan entusiastas- de la cocina en tiempos de pandemia.

Así, el Walmart chileno, brinda acompañamiento a las personas que no pueden salir de casa y quieren cocinar algo diferente.

Una nueva cotidianidad

Más allá de la limpieza, la cocina, las tareas de los niños y el uso de aplicaciones de lectura y redes sociales, se pueden añadir a la lista de nuevos hábitos de consumo basados en disfrutar de experiencias más significativas. Porque admitámoslo; el aburrimiento y el estrés relacionado a tanto tiempo en casa llevarán a buscar experiencias que hagan más llevadera la situación.

De ahí que grandes museos como el Museo del Prado o el Louvre pongan a disposición de las personas de todo el mundo tours virtuales de ciertas colecciones, para llevar las obras más aclamadas de la historia de la humanidad a cualquier parte del planeta.

¿Llegaron estos hábitos para quedarse?

Hay elementos para creer que muchos de los hábitos de consumo adoptados en cuarentena persistirán. Después de todo, el mundo podría no ser el mismo después que superemos la pandemia.

Esta realidad plantea un gran reto para las marcas: ponerse de lado de los consumidores acompañándoles en su día a día.

“Las marcas también deben seguir comercializando sus productos y servicios, pero deben innovar a través de cambios en el mercado de consumo, como los cambios creados por una epidemia.”  Matthew Crabbe, Mintel Trends Regional Director, Asia-Pacific.

Lo hemos venido observando desde principios de la pandemia; marcas comprometidas con el bienestar de sus audiencias, acompañándoles en estos duros momentos.

Entendiendo el momento crítico

Pero para ayudar, se tiene primero que entender cómo es la nueva realidad de un consumidor en tiempos de crisis. Muchos lo han entendido, y por eso hemos visto chefs brindar clases de cocina en vivo; entrenadores a transmitir rutinas de ejercicio a través de las redes sociales; vendedores de autos a mostrar vehículos de lujo a través de Instagram; decoradores y tiendas de decoración brindar ideas para redecorar los espacios del hogar, y un largo etcétera.

En cualquier caso, lo fundamental es entender que no hay razón alguna para que las marcas no aprovechen el potencial de los canales digitales, para acercarse a sus clientes sin importar el sitio donde éstos se encuentren.

Utilizar un pensamiento innovador permitirá crear formas de mantener el contacto y sobretodo, de ayudar a los clientes en una situación tan crítica como la actual. Sin importar cuáles sean los nuevos hábitos de consumo y de que éstos se sostengan o no en el tiempo, la estrategia debe ser usar todos los medios disponibles para no perder de foco al cliente y sus necesidades.

Después de todo, una marca existe para mejorar la vida de las personas.

JJ Portillo
Brand Strategist & Partner

Sígueme en Twitter o Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter, una selección mensual de noticias, eventos y contenido sobre branding.

Suscríbete y recibe una selección mensual de contenido creado para ayudarte con tu marca.

X