Insights

Personalidad de marca: qué es y cómo construirla

Personalidad de marca: qué es y cómo construirla

El físico atrae, pero la personalidad enamora. Solo piensa por un momento en aquello que te hizo a escoger a quienes han sido tus socios por años. Lo mismo le pasa a las personas cuando entablan una relación con las marcas que consumen.

Sabemos que la identidad visual de una marca es un atractivo infalible para llamar la atención, pero la personalidad es el siguiente eslabón en la cadena de elementos que construyen una marca fuerte.

La personalidad de marca es ese conjunto de características únicas de tipo emocional y asociativo que humanizan su relación con sus públicos de interés. Es decir, es la personificación de su comportamiento.

La personalidad de una marca bien construida define pautas de comportamiento que una organización debe cumplir en cualquier punto de contacto y situación.

Te pareces tanto a mí

Se trata de hacer de la marca un ente vivo, único, diferente de su competencia y con el potencial suficiente para alcanzar una conexión profunda con sus clientes.

Lo anterior solo se logra a través de la construcción de una personalidad de marca poderosa, que tenga rasgos en común con la personalidad y valores de sus clientes.

Para construir esta personalidad de marca, podemos usar una herramienta muy práctica llamada Brand Being, alguno de los 12 arquetipos de personalidad de Carl Gustav Jung o incluso, una mezcla de ambos métodos.

En cualquiera de los casos, se debe partir con un análisis profundo del consumidor, la competencia, el propósito y valores de marca para luego definir cuatro elementos clave:

  • Características de la marca.
  • Forma de relacionarse con sus diferentes audiencias.
  • Emociones que proyecta.
  • Comportamientos.

Brand Being BBOF

Definir estos cuatro aspectos nos permitirá construir una personalidad distintiva, diferente a la de la competencia y, sobre todo, que pueda enamorar a las personas al punto de que estén dispuestas a compartir una vida con la marca.

En otras palabras: habremos humanizado nuestra marca.

Lo que somos y lo que no

Disponer de una personalidad de marca única, nos permitirá construir toda la cultura, el tono de voz y demás elementos de identidad necesarios para hacer tangible el propósito de la marca.

Permitirá además definir con claridad aquello que somos, lo que amamos, lo que odiamos, lo que siempre seremos y lo que queremos ser.

En consecuencia, los equipos que trabajarán día a día con la marca tendrán una ruta clara para no confundir a la audiencia mostrando rasgos de personalidad contradictorios.

Cuando una marca es consciente de lo que es, de cuál es su propósito y establece parámetros para comportarse coherentemente, será mucho más fácil que las personas perciban una imagen correcta de la misma.

No hay que olvidar que las relaciones humanas giran alrededor de valores en común; un propósito, una forma de ver la vida, personalidades similares, entre otros muchos elementos que hacen que la sociedad se una o se enfrente. 

Al final del día, una marca con una personalidad atractiva, tendrá muchas más posibilidades de cautivar, enamorar y retener a las personas al mismo tiempo promueve conexiones más profundas con ellas.

Así la gente podrá decirle a tu marca: te quiero por lo que eres.

JJ Portillo
Brand Strategist & Partner

Sígueme en Twitter o Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter, una selección mensual de noticias, eventos y contenido sobre branding.

Suscríbete y recibe una selección mensual de contenido creado para ayudarte con tu marca.

X